Desfibriladores DEA contra la muerte súbita en bodegas de vino

Instalación de desfibriladores en bodegas de vino comprometidas con la salud y el bienestar de sus empleados; la bodega como empresa saludable incluye la cardio protección de sus espacios como oficinas, zonas de almacenaje, producción y envasado.

Cada año fallecen más de 30.000 personas en España por paradas cardíacas fuera del ámbito hospitalario, y muchas de ellas suceden en el ámbito laboral. Las bodegas no son una excepción, y si añadimos la distancia que han de recorrer los servicios médicos ante un suceso de parada cardiorrespiratoria, hace imprescindible cardio proteger las instalaciones de la bodega.

Bodegas de vino comprometidas con el medio ambiente y el bienestar de sus trabajadores 

 

Ante una parada cardíaca súbita hay que actuar en los primeros 5 minutos, tiempo insuficiente para que lleguen los servicios de emergencia, por lo que la actuación de las personas presentes es vital para la supervivencia de la víctima. Es por ello, que disponer de un desfibrilador externo en el ámbito de la empresa, eleva las probabilidades de supervivencia un 90%.

¿Por qué cardio proteger las instalaciones de una bodega de vino?

 

La vendimia, es sin duda un momento de especial riesgo para sufrir un paro cardíaco repentino. Durante la época de la vendimia, son numerosas las personas que discurren por las instalaciones de las bodegas, muchos con edad mediana avanzada, además del personal que les acompaña y nuestra plantilla que pasan mucho tiempo sometidos, entre otros, a actividad física intensa y condiciones climáticas de temperatura elevada.

A ello, hay que sumarle las condiciones físicas en que se encuentre cada persona y por eso es muy importante que la bodega esté preparada para poder atender a las personas de la mejor manera posible en el caso de producirse una emergencia. 

Incluir a los clientes y visitantes cardio protegidos durante las visitas a la bodega o los viñedos, cardio protección de las catas de vinos, eventos o la tienda al público de la bodega, espacios concurridos en los que es posible que suceda un episodio de muerte súbita.

  

Reanimación cardiopulmonar en la sala de envasado de la bodega 

 

Ser una empresa saludable comprometida con la salud y el bienestar de sus empleados siempre es la mejor opción. Avanzar en compromiso con la sostenibilidad y el bienestar, tanto de los empleados y visitantes de la bodega, es dar un paso más en la mejora de la calidad en políticas de responsabilidad social corporativa RSC, aumentando las medidas de autoprotección mediante la instalación de equipos de desfibrilación DEA DESA, todo ello acompañado de la formación de sus trabajadores en primeros auxilios.

Desde Proyecto Salvavidas empresa instaladora de desfibriladores DEA, lanzamos una oferta especial a todas las bodegas para que cardio protejan a todos sus empleados y visitantes con el mejor equipamiento y al mejor precio, somos distribuidores oficiales de todas las marcas de desfibriladores del mercado.


Imprimir   Correo electrónico