Los desfibriladores DEA en piscinas y la formación en Soporte Vital

Blog Visto: 1947

En épocas de calor y vacaciones la gente deja de prestar atención a los riesgos cardiovasculares y se preocupa más por su descanso vacacional. Sin embargo estas fechas también atraen un tipo de problemas cardiopulmonares que pueden acabar en parada cardíaca.

Durante los meses de verano la gente acude, en masa, a las áreas donde pueden darse un baño, disfrutar del sol y sofocar el calor. Las piscinas del país se llenan de vida pero también de potenciales riesgos para la integridad física. 

Accidentes tales como ahogamientos, caídas y ataques cardíacos pueden ocurrir fácilmente alrededor de las piscinas. Además de aparecer otros trastornos médicos como: Insolaciones, intoxicaciones, deshidratación, quemaduras solares y picaduras entre otras.

 

Formación en Soporte Vital Básico y el uso del desfibrilador en piscinas

 

En España se producen más de 30.000 muertes por parada cardiorrespiratoria cada año. Actuar a tiempo y estar formado en SVB y RCP, puede salvar la vida de una persona que se encuentre inconsciente y con parada cardiorrespiratoria. No obstante, en la mayoría de los casos, las personas que suelen presenciar un desmayo son incapaces de actuar debidamente por falta de formación.

Un gran número de personas pierden su vida en piscinas públicas y privadas a causa de un ahogamiento. Entre un 70 y un 80% de estas muertes se producen en las piscinas privadas. Aumentar las probabilidades de supervivencia en este tipo de casos es crucial, por eso, los desfibriladores externos y la formación de SVB debe estar presente en todas las piscinas o zonas de baño, especialmente, en la temporada de verano.

 

 

Según datos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo: los menores de edad no son el sector de la población que más fallece por ahogamiento, pero si el que más relevancia tiene en la prensa, representando menos del 6% de las muertes por ahogamiento. La franja de edad donde se producen más ahogamientos son los mayores de 65 años, que representan aproximadamente el 42%.

Saber las maniobras de reanimación cardiopulmonar aumenta las posibilidades de supervivencia de la víctima


En Proyecto Salvavidas queremos concienciar sobre la importancia de saber y aplicar correctamente las técnicas de RCP para las situaciones necesarias. Este procedimiento es extremadamente importante ya que aumenta enormemente las posibilidades de supervivencia.

Gracias a esta técnica se han salvado un gran número de vidas, dentro y alrededor de las piscinas y playas. Una de las razones por la que la RCP es tan exitosa es el hecho de que es relativamente fácil de administrar y tanto niños como adultos pueden aprenderla.

 

Ahogamientos en piscinas y SVB

En España las cifras de los casos mortales de ahogamiento están en alza. En lo que llevamos de año ya son 90 las víctimas mortales por esta causa. Ni el descenso del turismo ni el confinamiento han conseguido reducir la tendencia al alza que se viene registrando desde el año 2016. 

Un informe, elaborado por la empresa de piscinas Abrisud, especifica que el año pasado casi la mitad de los fallecimientos por ahogamiento ha tenido lugar en piscinas (47,22%), un 88,24% de ellas domésticas (piscinas privadas); un 19% en playas; un 11% en ríos; otro 11% en embalses o pantanos y el 12%.

Las piscinas privadas son las áreas de baño con más riesgo de sufrir una muerte súbita por ahogamiento. Por eso la decisión de implantar desfibriladores DEA o DESA e impartir cursos de SVB es una iniciativa que podría aumentar significativamente las posibilidades de sobrevivir si ocurriese una parada cardiorrespiratoria en las inmediaciones de una piscina.

 

 

Para aplicar una desfibrilación en una piscina hay que tener en cuenta que será imposible realizar una maniobra exitosa si el área circundante está llena de gente. Se tiene que despejar el área donde se le está aplicando el soporte vital básico.

También es importante recalcar que tanto la superficie a utilizar el desfibrilador este y el peco de la víctima han de estar secos. No hay que secar a la víctima pero si la zona donde colocaremos los electrodos del desfibrilador. 

 

Ahogamiento retrasado

El ahogo tardío o ahogamiento retrasado ocurre cuando alguien muere por complicaciones después de haber sufrido una experiencia cercana al ahogo. Esto puede ocurrir dentro de 1 a 24 horas después del rescate. Por eso importante también llevar un seguimiento médico de la persona que acaba de ser rescatada.

 

Cortes de Digestión

Lo que conocemos vulgarmente como corte de digestión es realmente una Hidrocución. A pesar de la creencia popular, la digestión no está directamente involucrada en este síndrome, aunque puede favorecerlo.

Es una reacción exagerada del cuerpo frente a una inmersión en agua fría que puede o crear mareos y vómitos antes, también puede ocasionar una pérdida de conocimiento e incluso la muerte.

¡Desde Proyecto Salvavidas os deseamos un feliz verano cardioprotegido!

Fdo. Carlos Sanjuán de Proyecto Salvavidas

 

Imprimir