¿Qué es, cómo funciona y que precio tiene un dea? Descubre todo lo relacionado con el desfibrilador externo

Blog Visto: 932

Los desfibriladores, por definición, son aparatos electrónicos portátiles. Pero van más alla de eso. Esa descripción se queda pobre si tenemos en cuenta que se trata de un aparato que nos ayuda a salvar vidas.

Tuvieron su origen años atrás, como el medio más eficiente para tratar la mayor causante del paro cardíaco, comúnmente conocido como “muerte súbita”, que es la fibrilación ventricular (FV). Por lo tanto, el método más efectivo es que una corriente eléctrica atraviese el corazón. Los dea permiten la reanimación de nuestro corazón a través de este estímulo abierto.

 

¿Qué tipo de corriente eléctrica?

 

Hasta hace relativamente poco tiempo, se empleaba en los desfibriladores, una corriente unipolar, es decir, en una sola dirección. Pero este tipo de desfibriladores externos automáticos se han dejado de fabricar. La dosis habitual de desfibrilación con esta corriente es de 360 julios.

 

Por otra parte, dentro de los dea, existe la corriente bifásica. La cual fluye en una dirección positiva durante un tiempo determinado para después revertirse y fluir en la otra dirección, en la negativa, durante unos milisegundos. Estas descargas realizadas por el dea, precisan la mitad de la energía. En este caso el uso de julios va de 2 a 4/kg para adultos.

 

 

Desfibriladores modernos

 

Los desfibriladores externos automáticos han avanzado con el paso de los años. Ya no solo transmiten una descarga de corriente eléctrica atravesando el corazón, sino que van más allá.

 

Características de los desfibriladores hoy en día

 

Una voz tranquila le guía con mensajes para que presione más fuerte o para informarle de que está realizando las compresiones de manera correcta. Esta voz, del desfibrilador automático, le indicará en el momento que se tiene que detener para analizar el ritmo cardíaco y avisarle si necesita una desfibrilación o si debe reanudar la RCP.

 

 

 

Cómo usar un desfibrilador

 

Como estarás viendo en este articulo, nunca ha sido tan fácil utilizar un desfibrilador. Los DEA nos indican todos los pasos a seguir, pensemos que están diseñados para que sean utilizados por personal no sanitario.

De todas formas, os dejamos con la cadena de supervivencia, para que sepáis como actuar en caso de una emergencia por parada cardíaca.

 

 

 

Los pasos a seguir en caso de emergencia

  1. Activación precoz del Sistema de Emergencia: El primer paso que tenemos que hacer es valorar los signos de vida, identificar rápidamente el problema y activar la alarma de emergencia. El número que debemos marcar es el 112, válido para toda Europa. La llamada debe recoger la situación en la que nos encontramos de forma precisa: identificación de la personas que realiza la llamada, lugar desde donde se llama, causa, lugar donde se encuentra la víctima… Es importante hablar de manera concisa y no colgar el teléfono hasta que nos lo indique el operador.
  2. Soporte Vital Básico: El SVB es aquel que se realiza con el cuerpo del asistente, sin ayudas externas. Es muy difícil que pueda revertir la PCR, pero se sabe que la RCP inmediata realizada por los testigos puede doblar o triplicar la supervivencia de la víctima, ayudando a minimizar también posibles secuelas.
  3. Desfibrilación precoz: La desfibrilación es la “llave de la supervivencia”. El objetivo es acceder a un desfibrilador externo automático en menos de 5 minutos.
  4. Soporte vital avanzado y medidas postresucitación: Es el conjunto de medidas llevadas a cabo por personal sanitario entrenado y con el material adecuado. Su objetivo es identificar la causa, revertir la situación y comenzar unos cuidados postresucitación eficaces para restaurar la calidad de vida.

 

Si quiere una formación más completa sobre el Soporte Vital Básico, puede hacerlo a través de nuestras formaciones.

 

Precio de los desfibriladores DEA

 

El precio de un desfibrilador oscila entre los mil euros y los dos mil euros. Dependiendo de la marca y el modelo. Se aconseja, además, contratar un servicio de mantenimiento y una formación homologada, dependiendo de la Comunidad Autónoma.

Desde Proyecto Salvavidas creemos que el precio del dea no tiene que ser un impedimento para ser cardioseguros. Por este motivo, disponemos de diferentes formas de adquirir el desfibrilador y sus servicios derivados.

El dea, en Proyecto Salvavidas, se puede adquirir a través de renting, alquiler o compra. En el caso del renting de desfibrilador externo y alquiler de desfibrilador, hablamos de unas cuotas mensuales que rondan los 40-60€ mensuales.

Pero gracias a nosotros, es posible conseguir un desfibrilador externo sin coste. A través de nuestras iniciativas solidarias, como las  “Pulseras Salvavidas” o el “Cardiovending”.

 

¡Juntos salvamos vidas!

Imprimir