¿Qué haría la compañía aérea si sufrieras una parada cardíaca?

Asistencia médica ante una parada cardíaca en pleno vuelo

¿Qué haría tu compañía aérea si sufrieras un paro cardíaco en pleno vuelo?

Hoy en día coger un avión es el modo de transporte preferido por la mayoría de personas para recorrer largas distancias. En la actualidad los vuelos largos son mucho más comunes, lo que aumenta la probabilidad padecer una parada cardíaca súbita durante el vuelo. En muchas ocasiones los tiempos de vuelo ininterrumpidos pueden llegar hasta las 16 horas en atmósfera de la cabina.

Una parada cardiorrespiratoria súbita puede acontecer en cualquier momento y a cualquier persona, sí bien en los aviones, avionetas y helicópteros viajan pasajeros de todas edades y algunos de ellos presentan ciertos factores de riesgo con problemas circulatorios o dolencias cardíacas. Este grupo de personas tienen más probabilidades de sufrir una parada cardíaca en pleno vuelo, sobre todo en vuelos de larga duración en la que están mucho tiempo sentados.

En la cabina del avión la presión parcial de oxígeno a una altitud de crucero es del 25% al 30% más baja de lo normal, aproximadamente 110 mm Hg, en comparación con los 160 mm Hg a nivel del mar. La baja presión en la cabina de un avión provoca una leve hipoxia, con una caída de la saturación de oxígeno de la sangre al rango del 92% al 95%, e hiperventilación compensadora y taquicardia.

 

Hacer la RCP en un avión puede llegar a ser difícil hasta para un médico experimentado 

 

Con el agravante de que los aviones de pasajeros disponen de un espacio interior muy reducido, donde practicar una RCP de calidad se puede complicar en gran medida. También pueden confluir otros factores como la falta de equipamiento de reanimación a bordo como los desfibriladores, lo que a menudo crean condiciones muy difíciles incluso para el médico más experimentado que se encuentre a bordo.

 

 

La mayoría de líneas aéreas exigen que su personal de cabina disponga de una formación básica en primeros auxilios. Además, muchas proporcionan cierto grado de capacitación mínima y también pueden llevar ciertos medicamentos y equipo de emergencia a bordo, pero la cantidad y contenidos no han sido detallados hasta hace un año con la nueva normativa aérea y aún muchas compañías aéreas están trabajando en ello.

 

La incidencia de la parada cardiaca extrahospitalaria en el Mundo

 

La parada cardiaca extrahospitalaria como ya sabemos es un problema de salud pública mundial experimentado por ≈3,8 millones de personas al año. Solo del 8% al 12% sobrevive al alta hospitalaria. La desfibrilación temprana de ritmos desfibrilables se asocia con una mejor supervivencia, pero garantizar el acceso oportuno a los desfibriladores ha sido y es a día de hoy un desafío.

Hasta la fecha, el desarrollo de programas de cardioprotección de acceso público, que implican el despliegue de desfibriladores externos automáticos en el espacio público, ha sido la principal estrategia para abordar este desafío.

Los programas de desfibriladores de acceso público se han asociado con mejores resultados para la parada cardíaca extrahospitalaria; sin embargo, estás medidas de instalar desfibriladores en aviones es obligatorio en Europa desde mayo del 2021 en cual mediante normativa de aviación se obliga a la instalación de desfibriladores en los aviones y formación de los tripulantes de vuelo en el uso del desfibrilador.

En la actualidad algunas compañías realizan reciclajes anuales con cursos de soporte vital básico y uso del DEA para capacitar al personal de cabina y poder atender de forma eficaz las emergencias médicas que se pudieran producir durante los vuelos.

 

Nuevas recomendaciones ILCOR 2021 para la reanimación y uso del desfibrilador en aviones

 

Mediante un conjunto de revisiones sistemáticas y actualizaciones emitidas por el ILCOR, en el año 2021 el “European Resuscitation Council” presenta las recomendaciones más actualizadas para realizar la reanimación cardiopulmonar en aviones y aeronaves en Europa.

En esta guía ILCOR de 2021 se explica la epidemiología del paro cardíaco, el papel de los sistemas en salvar vidas, el soporte vital básico, la reanimación cardiopulmonar en circunstancias especiales, los cuidados post resucitación, primeros auxilios, soporte vital neonatal y pediátrico, aspectos éticos y sobre la formación.

 

 

La parada cardiorrespiratoria o PCR es una interrupción brusca y súbita de la circulación sanguínea y la respiración, dejando sin oxígeno los órganos vitales y al cerebro. Las estadísticas nos indican que el 80% de las paradas cardiorrespiratorias se producen fuera de centros hospitalarios, y principalmente son debidas a enfermedades coronarias.

Los datos nos dicen que el 75% de estas paradas cardiorrespiratorias ocurren en domicilios privados y un 16% en espacios públicos. El 50% de todas las paradas cardíacas se inicia con muerte súbita. En España la parada cardiorrespiratoria es la primera causa de muerte; se produce una PCR cada 20 minutos y de todas ellas son presenciadas el 60%.

Ante una parada cardíaca súbita a bordo de aviones u otras aeronaves, el ILCOR recomienda seguir las siguientes recomendaciones de actuación, por las cuales se quiere dar una respuesta rápida y eficaz a una situación de emergencia médica en pleno vuelo.

En muchos casos los aviones son espacios muy limitados de movimiento, y más para realizar una RCP de forma adecuada, es por ellos que el ILCOR dicta una serie de recomendaciones para aviación.

 

El ILCOR 2021 recomienda seguir el siguiente protocolo de actuación en aviones y aeronaves:

 

  1. El primer punto que se comenta ante un episodio de muerte súbita a bordo de un avión es buscar ayuda profesional médica entre el pasaje mediante anuncio por la megafonía del vuelo.
  2. El personal de cabina o reanimador que asista a la víctima si no pueden trasladar a la víctima a un espacio adecuado en el suelo del avión para realizar la RCP, deberá arrodillarse en el espacio de las piernas para realizar compresiones torácicas; sólo en casos donde el paciente no puede ser trasladado a un espacio adecuado del avión.
  3. Otra opción que se menciona para realizar la reanimación cardiopulmonar en un avión es utilizar la técnica de RCP sobre la cabeza, una opción posible en entornos con espacio limitado.
  4. La apertura de la vía aérea de la víctima debe realizarse según el material disponible en el avión y la experiencia del personal de cabina o del reanimador.
  5. Si el plan de vuelo es sobre mar abierto y existe alta posibilidad de recuperación de la circulación espontánea durante una reanimación en curso, considere desviar a la ruta precozmente.
  6. Considere los riesgos de desviar la ruta si la recuperación de la circulación espontánea es poco probable y comunique las recomendaciones apropiadas a la tripulación del vuelo.
  7. Si finaliza la reanimación cardiopulmonar  (sin RCE recuperación de la circulación espontánea), normalmente no se debe desviar la ruta del vuelo.

 

Dependiendo del diagnóstico, la gravedad de la condición del pasajero, el grado de experiencia médica, el apoyo disponible a bordo y la ruta de vuelo, se puede considerar necesario un aterrizaje no programado.

El capitán analizará esta opción con el personal de cabina que puede hablar por teléfono satelital con un médico aeronáutico en tierra; las consideraciones importantes para tomar la decisión de aterrizar incluyen no solo las de la viabilidad técnica del aterrizaje en un aeropuerto adecuado, sino también que infraestructura médica y otras modalidades de transporte médico estén disponibles en ese aeropuerto.

Por eso la decisión de realizar un aterrizaje no programado siempre debe tomarse consciente de las posibilidades reales para el cuidado adicional del paciente.

Para más información sobre la normativa de desfibriladores externos automáticos en aviación haz clic AQUÍ


Imprimir   Correo electrónico
Image

Instalación de desfibriladores externos, mantenimiento, recambios, reparaciones, formación y uso del desfibrilador, registro en Comunidades Autónomas.

Dirección:
Avda. de la Constitución 29 
28821 Coslada (Madrid)
Teléfono: + 34 911 250 500
Email: salvavidas@salvavidas.com

Mapa donde estamos