La primera farmacia del Bajo Andarax que dispone de desfibrilador

Los profesionales recibieron el curso imprescindible de Soporte Vital Básico y uso del DEA

Hemos cardioprotegido la primera farmacia del Bajo Andarax instalando un desfibrilador en sus instalaciones. Con esta acción se pretende ayudar a los vecinos de la comarca en situaciones de parada cardíaca y evitar gracias a este aparato situaciones que pueden llegar a la muerte.

La Farmacia Viator Plaza, ha sido la primera en instalar el dispositivo DESA (Desfibrilador semi-automático) y recibir el curso de SVB (Soporte Vital Básico) y uso del DEA. El desfibrilador elegido para cardioproteger esta farmacia ha sido el modelo Zoll AED Plus. Se trata de uno de los modelos más avanzados del mercado, el cual cuenta con Real CPR Help, una exclusiva herramienta de retroalimentación de RCP que puede monitorear la calidad de la RCP y proporcionar retroalimentación en tiempo real acerca de la profundidad y la frecuencia de las compresiones torácicas.

La muerte súbita o parada cardíaca es un problema que ocurre de forma inesperada y con relativa frecuencia en España. En nuestro país se registra 1 muerte cada 20 minutos. Más de 30.000 anuales. En muchos casos esto ocurre porque el corazón se para como consecuencia de una arritmia letal. El reconocimiento rápido de la situación y el uso precoz del desfibrilador es esencial para revertir esta situación. El tiempo es vital en una persona que sufre una parada cardíaca, puesto que cada minuto que pasa sin que iniciemos las maniobras de RCP y uso del desfibrilador se reducen las posibilidades de supervivencia un 10%. Por este motivo, tanto el Consejo Español de Resucitación Cardiopulmonar y la Sociedad Española de Cardiología abogan por la instalación de estos dispositivos en las farmacias. 

Teniendo en cuenta que el 80% de los casos ocurren en domicilios o en la vía pública, solo es posible ayudar a estas personas de forma inmediata mediante el uso del DESA por parte de los testigos o primeros intervinientes.

La rapidez es un factor esencial para aumentar el índice de supervivencia ante una parada cardíaca. El retraso en comenzar las maniobras de RCP o el uso del desfibrilador ocasiona daño neurológico y las secuelas pueden ser irreversibles. La mayoría de las paradas cardíacas extrahospitalarias, desafortunadamente, no sobreviven antes de llegar al hospital

Por ello, es imprescindible el conocimiento sobre la reanimación cardiopulmonar básica, además del uso de estos dispositivos.

Si el uso de este tipo de desfibriladores se produce en los 3 minutos después del paro cardíaco, la supervivencia aumenta más del 70% y si se utiliza en menos de 5 minutos, las posibilidades se incrementan hasta el 50%.

 

Fuente: DiariodeAlmeria


Imprimir   Correo electrónico