29 de septiembre Día Mundial del Corazón

29 de septiembre Día Mundial del Corazón, un día como hoy en el que se recuerdan las consecuencias a nivel de salud cardíaca de no mantener un estilo de vida saludable. Porque la mayor parte de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares están directamente relacionados con nuestro estilo de vida.

Las sociedades desarrolladas y en vías de desarrollo hemos encaminado nuestro progreso hacia un estilo de vida, por lo general, poco saludable: tecnología, transporte, alimentación, vida laboral y tipo de ocio han influido considerablemente en ello.

En el Día Mundial del Corazón queremos llamar la atención a que cada vez es más temprana la edad de aparición de muchas enfermedades, todas relacionadas con nuestra forma de cuidarnos y un ejemplo de ello lo encontramos en los niños: sobrepeso, obesidad y diabetes están en auge y a la orden del día. En el sedentarismo y una alimentación cada vez más procesada podemos encontrar la respuesta.

 

Factores de riesgo más destacados de sufrir una enfermedad cardiovascular

 

Cada persona es un mundo y a cada persona le afecta en más o menos intensidad y proporción estos factores de riesgo. No obstante, todos ellos suponen un peligro potencial para la salud cardiovascular.

 

Inactividad física:

La Fundación del Corazón comparte que “el 6% de las muertes mundiales se atribuyen a la inactividad física” y que “se ha establecido una relación directa entre el estilo de vida sedentario y la mortalidad cardiovascular”. También la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que “al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud”

Nuestra sociedad ha evolucionado hacia un modelo de vida sedentario. El sedentarismo es un factor de riesgo modificable: mantener un estilo de vida activo y realizar actividad física adaptada se convierte en un factor protector de salud en general y frente a enfermedades cardiovasculares en articular.

Alimentación insana:

Es uno de los factores más influyentes, pues hacemos varias comidas al día. Tenemos el poder y la responsabilidad de comer de forma consciente, eligiendo qué y por qué lo comemos. Casi todas las opciones que nos ofrece la publicidad alimentaria son insanas: alimentos procesados, ricos en sal y azúcares, dejando en un segundo plano la materia prima.

Mantener una alimentación sana no significa restringir el buen comer, sino elegir lo mejor para nuestra salud. Nuestra dieta mediterránea tradicional es un ejemplo: cocina basada en la combinación de verduras y hortalizas, legumbres, grasas sanas (aceite de oliva, frutos secos), fruta, cereales…

Colesterol alto:

El colesterol es una sustancia grasa natural necesaria para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Cuando sus niveles en sangre se elevan permanentemente porque nuestro metabolismo no es capaz de gestionarlo bien, se acumula en la pared de las arterias formando placas de ateroma. Estas placas van reduciendo el flujo de sangre, aumentando la probabilidad de sufrir un evento cardiovascular, como un infarto agudo de miocardio (IAM).

Diabetes:

Esta enfermedad se caracteriza por niveles de glucosa altos en sangre (hiperglucemia). Esto sucede porque el páncreas no puede fabricar suficiente insulina para regular estos niveles (Diabetes tipo I) o porque nuestro organismo ha creado resistencia a la insulina (Diabetes tipo II). La hiperglucemia afecta en general a multitud de funciones y órganos, pudiendo dañar progresivamente los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular o sufrir un fallo cardíaco repentino.

Estrés mantenido:

El estrés es una emoción humana normal ante situaciones de amenaza. Sin embargo, el estrés crónico provoca trastornos emocionales y psicológicos que pueden somatizarse y deteriorar nuestra salud, también a nivel cardiovascular.

Otros factores de riesgo:

hábitos tóxicos (tabaquismo, consumo excesivo de alcohol o diario moderado), obesidad, hipertensión arterial.

 

29 de septiembre el Día Mundial del Corazón | Proyecto Salvavidas

 

Desde Proyecto Salvavidas creemos que el desfibrilador debe ser accesible a todo el mundo, por esta razón, disponemos de diferentes formas para poder conseguir el desfibrilador gratis, si habéis leído bien, un desfibrilador gratis.

Hoy 29 de Septiembre Día Mundial del Corazón es un buen momento para conocer nuestras pulseras salvavidas, mediante las cuales, obtendrás un desfibrilador gratis. Es la forma más sencilla para adquirirlo en colegios e institutos. Participa en este proyecto y haz de la cardioprotección algo de todos. Únete a nuestro proyecto, más de 13.000 entidades ya son espacios cardioprotegidos. #diadelcorazon #DiaMundialDelCorazon #WorldHeartDay #semanadelcorazon

 

En este día mundial del corazón, queremos enseñaros a diferenciar entre una parada cardíaca y un infarto

Diferencias entre paro cardíaco y un infarto 

Os dejamos una infografía, que podéis compartir con vuestros amigos y familiares. DESCARGAR AQUÍ en alta calidad.

No os olvidéis, ¡Juntos salvamos vidas! 


Imprimir   Correo electrónico